1. Home
  2. Noticias
  3. Partidarios de activista minero mexicano asesinado llevan caso contra Canadá ante organismo internacional

Partidarios de activista minero mexicano asesinado llevan caso contra Canadá ante organismo internacional

Partidarios de activista minero mexicano asesinado llevan caso contra Canadá ante organismo internacional
0


Familiares y simpatizantes de un activista mexicano que fue asesinado tras oponerse al proyecto minero de una empresa canadiense están llevando su caso ante un organismo internacional de derechos humanos.

El Proyecto Justicia y Responsabilidad Corporativa, una iniciativa canadiense de abogados voluntarios, presenta una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en nombre de la familia de Mariano Abarca.

La denuncia alega que Canadá no cumplió con sus obligaciones internacionales de derechos humanos al presionar a las autoridades mexicanas para que avanzaran en el proyecto minero, a pesar de tener conocimiento sobre amenazas relacionadas a la vida de Abarca.

Los partidarios del activista han agotado las vías legales en los tribunales canadienses.

El caso se remonta a 2007, cuando Blackfire Exploration Ltd., con sede en Calgary, abrió una mina de barita en Chiapas, México, lo que provocó oposición local, manifestaciones y el bloqueo de una ruta hacia el proyecto.

Después de ser golpeado y amenazado de muerte por encabezar protestas por los impactos ambientales y sociales de la mina, Abarca fue baleado y asesinado afuera de su casa el 27 de noviembre de 2009.

Búsqueda de justicia en Canadá

Varios años después, miembros de la familia de Abarca y organizaciones preocupadas por los abusos mineros le pidieron a Joe Friday, comisionado de integridad del sector público de Canadá, que investigara si los miembros de la Embajada de Canadá en México habían actuado mal.

Dijeron que la política federal requería que las embajadas canadienses promovieran la responsabilidad social corporativa y evaluaran los posibles efectos sobre los derechos humanos, incluida la violencia.

Los partidarios también argumentaron que la embajada nunca investigó el origen de las tensiones entre la comunidad y Blackfire, y no realizó una evaluación del riesgo relacionado con la violencia.

Una colección de velas se encuentra en el suelo frente a un collage de imágenes y palabras en un largo papel blanco.
Un manifestante enciende velas junto a una pancarta con la imagen del activista antiminas Abarca durante una protesta frente a la Embajada de Canadá en la Ciudad de México, el 3 de diciembre de 2009. (Eduardo Verdugo/La Prensa Asociada)

Además, los miembros de la familia y los grupos señalaron que, si bien los funcionarios de la embajada se reunieron con funcionarios mexicanos para defender a Blackfire, no había indicios de que la embajada expresara su preocupación al gobierno mexicano sobre la seguridad de Abarca o la importancia de respetar los valores democráticos, como la libertad de expresión.

Sin embargo, el viernes decidió no realizar una investigación.

En abril de 2018, descubrió que no hubo incumplimiento del código de conducta ni irregularidades por parte de la embajada en sus interacciones con Blackfire, dado su mandato de ayudar a las empresas canadienses en el extranjero. El viernes también concluyó que la embajada no había ignorado las preocupaciones de derechos humanos, y señaló que después de que Abarca fuera arrestado por la policía en 2009, la embajada buscó información sobre su detención.

El Tribunal Federal concluyó que era razonable que el comisionado decidiera no investigar, decisión confirmada por el Tribunal Federal de Apelaciones. En enero de este año, la Corte Suprema de Canadá dijo que no escucharía el caso.

Como miembro de la Organización de los Estados Americanos, Canadá está obligado a respetar las normas establecidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dicen los partidarios de Abarca.

La denuncia sobre el caso de Abarca pide a la comisión que concluya que Canadá debe reparar por la violación de su derecho a la vida, libertad de expresión, asociación y debido proceso conforme a la ley.

Un hombre se sienta en las escaleras de un porche sosteniendo un periódico en español en su mano izquierda.
El hijo de Abarca, José Luis Abarca Montejo, sostiene un artículo en un periódico de Toronto el 25 de septiembre de 2010 sobre denuncias de corrupción por parte de la empresa minera Blackfire Exploration, con sede en Calgary. (Dominique Jarry-Shore/La Prensa Canadiense)

José Luis Abarca Montejo, hijo de Mariano Abarca, dijo en un comunicado emitido por MiningWatch Canada, una organización no gubernamental, que Ottawa se ha negado a investigar si los funcionarios canadienses «tienen alguna responsabilidad por el asesinato de mi padre».

«Este caso es importante, no solo para mi familia, sino también para todos los demás defensores de los derechos humanos y del medio ambiente en todo el mundo que tienen la desgracia de llamar la atención de los intereses mineros canadienses».



Source link

Facebook Comments Box
error: Content is protected !!